jueves, 17 de enero de 2013

Todo el mundo puede tener un blog...

Aunque a día de hoy se podría decir que los blogs personales están en vía de extinción en pro de las redes sociales, la herramienta sigue viva sobretodo gracias a las webs de noticias que utilizan el formato blog para dar forma a su portada.

No son pocas las veces que he escuchado que los blogs personales ya están pasados de moda, y en parte es cierto, ya que sólo hay que ver la ingente cantidad de blogs de ese estilo abandonados desde hace años, en muchos casos ni una despedida, ese rinconcito que utilizaba para hablar de algo, desahogarse, liberar su vena creativa, etc., finalmente no hace más que caer en el olvido de su autor. Y es que aunque a día de hoy todo el mundo puede tener un blog (sobretodo gracias a la facilidad que ofrecen servicios como Blogger o Wordpress por ejemplo), no todo el mundo sabe mantenerlo.

Para que un blog personal funcione (y así su autor no termine cansado de él a los dos días), ha de contar con visitas, y para eso o una de dos, o hablas de un tema que interese mucho y que consiga que páginas ya afianzadas redirijan tráfico hacia ese blog por el interés que pueda tener en sus usuarios (amén del buen posicionamiento que consigas en Google y demás buscadores), o tienes muchos amigos que no les importa ver de vez en cuando qué "tontería" te ha dado por poner ahora.

En mi caso mi blog no tiene ni una cosa ni otra, ni hablo de cosas sumamente interesantes (ni siquiera hago reviews, mis entradas acostumbran a ser simples reseñas desde mi más humilde opinión), ni tengo muchos amigos (y los que tengo seguramente se pasan poco por aquí o no saben ni que esto existe xD), y por descontado no cobro nada (como podéis ver no hay nada de publicidad), en todo caso pierdo tiempo y lo que me cuesta el dominio. Entonces, ¿por qué sigo aquí después de más de 6 años cuando debería estar más que cansado?, es simple, este blog no nació con la idea de convertirse en nada exitoso, nació con la idea de recopilar un poco mi punto de vista sobre mis aficiones, por lo que era más adecuado que un foro de discusión. Además, no soy muy asiduo a las redes sociales, y la única que ha conseguido atraerme (Twitter) va bien para poner cosas concretas pero no para alargarse.

El mayor problema que ocasiona este blog es el tiempo que a veces he de dedicarle para "alimentarlo", y eso que, cómo podéis ver, no acostumbro a poner más que una entrada cada dos o tres días. Pero bueno, aquí sigo, y es que Evermore.es es mi pequeña y humilde huella en internet y que de momento espero no abandonar ツ


Ho!

7 comentarios :

Jesús T. chusetto dijo...

Yo uso mi blog para fomentar mi ego... me la pela que me visiten o me comenten xD

PD: Yo sí leo tu blog... aunque no soy de los que comentan porque sí, solo cuando lo veo necesario jaja

ÉA dijo...

Yo también leo el tuyo, aunque he de reconocer que me resulta caótico xD


Ho!

Jesús T. chusetto dijo...

Sí, es que escribo por venazos xDDDD

ayuri dijo...

Yo también sabes que lo leo, es mas, lo llevo como favorito en el móvil, algunas veces en esos ratillos de bus que tengo le echo un vistazo ;).

Fran MD dijo...

Bueno hombre, ya se sabe que es duro navegar en un mar tan saturado de...todo, pero creo que el enfoque que hay que darle a todo esto es que es un producto propio como dices, cosecha propia, vamos, y eso debe ser lo más apasionante.
Eso sí, si dudas sobre tus propias publicaciones o no crees que sean interesantes acabarás cediendo.

Un saludo!

PD: Buena colección, me falta Neo Geo, pero bueno ;)

Genzai Kawakami dijo...

La verdad es que me gusta como tienes enfocado el blog. Yo copié parte de la estructura para el mio, pero aun así mantener el blog se hace duro en algunas épocas y la falta de continuidad hizo que lo abandonase.

A veces he pensado en retomarlo y obligarme a tener una regularidad, pero es algo difícil de realizar. Por suerte, Twitter me parece suficiente para lo que necesito...

ÉA dijo...

Es curioso, pero este tipo de entradas son las que más comentarios y visitas tienen xD


Ho!

Publicar un comentario