lunes, 15 de enero de 2007

12 hombres sin piedad

¿Inocente hasta que se demuestre lo contrario, o culpable hasta que se demuestre la contrario?

Allá por 1957 Sidney Lumet rodó una película producida y protagonizada por Henry Fonda, ganando tres Oscar (mejor director, mejor película y mejor guión adaptado). La película se basa en la deliberación de un jurado sobre el caso en el que un joven es acusado de haber matado a su padre con una navaja. El veredicto del jurado ha de ser por unanimidad y en caso de que le declaren culpable será condenado a la silla eléctrica.


Tenía curiosidad por ver qué tal iba a ser estar durante hora y media viendo como un jurado deliberaba el veredicto en una sala, pero la verdad es que la película me ha gustado bastante, sobretodo por su argumento, interesante cuanto menos, y por unas actuaciones destacables y teatrales en su mayoría.

Me han gustado detalles como el del tiempo, correlativo al nuestro, sin saltos; también la forma en la que iban sacando conclusiones a medida que íbamos conociendo a la mayoría de miembros del jurado, viendo de que pie cojeaban algunos; y cómo empiezan a dudar y a mostrar sus prejuicios, y uno de los detalles que más me ha llamado la atención es que en un principio parecía predominar más el hecho de "culpable hasta que se demuestre lo contrario" que no a la inversa, como debería ser.

Los únicos peros que le podría poner son que ya desde un principio los hechos no me parecen tan claros como la mayoría del jurado pretende, y que el desarrollo me resulta algo previsible y, en algunos momentos, casi pillado por pinzas. No en vano estos pormenores los he visto muy bien disimulados por las actuaciones y la dirección.


En fin, todo un clásico que pese a los años me ha parecido sumamente fresco, y por ello aquí lo dejo ^^


Ho!

0 comentarios :

Publicar un comentario