sábado, 6 de mayo de 2023

Islandia 2023 - Mis impresiones

 
Y aquí toca hablar un poco de mis impresiones.
 
Lo primero de todo que hay que saber es que Islandia es bastante cara en comparación con España, tanto en la comida, como en la gasolina, como en la ropa. Además, si tiráis de restaurantes tened en cuenta que la mayoría cierran pronto las cocinas, así que hay que intentar ir a comer sobre las 13h como muy tarde, y no apurar la cena más allá de las 20h. Lo mejor es que podéis tirar de tarjeta para todo (yo no he visto ni una corona en todo el viaje xD).
 
Otro punto bastante reseñable es el tema de las carreteras. Hay que tener en cuenta que en Islandia todo está bastante alejado y lo ideal es alquilar un coche para moverte con total libertad, pero cabe decir que la carretera principal que bordea la isla no pasa de ser como una comarcal de aquí, con zonas bastante mejorables, y si te sales de ella no es raro encontrarte caminos, o incluso alguna carretera, sin asfaltar, así que el coche ideal es algún SUV o similar. Eso sí, dependiendo de las fechas ojo con la climatología, a mí me tocó conducir una noche con una de las nieblas más cerradas que he visto en mi vida.
 
De los islandeses no puedo decir mucho, realmente no me he relacionado con ellos más allá del sector servicios, y tanto en los puntos turísticos, como en la mayoría de poblaciones que hemos visitado (salvo en la capital), realmente la mayor parte de gente que nos íbamos encontrando eran turistas como nosotros. Lo que sí que me ha llamado la atención es el "desprecio" que parecen tener los islandeses por la privacidad dentro de su casa de cara a fuera, y que, como contraste, haya tanta casa desperdigada a horas incluso de poblaciones mínimamente pobladas. También me ha sorprendido ver que en muchas casas dejan la luz de los porches encendidas todo el día.
 
Respecto a Islandia, he de reconocer que me ha maravillado esa sensación de estar en una isla volcánica, sus playas con arena negra, sus zonas geotérmicas con enormes columnas de vapor de agua, sus volcanes con las explanadas con rocas de lava... y al mismo tiempo saboreando ese contraste con sus cascadas, lagos y sus enormes glaciares. Ha sido, junto a Escocia, uno de los países donde más me ha maravillado el ver simplemente su naturaleza (realmente en Islandia, las zonas pobladas tampoco es que tengan mucho que ofrecer). Eso sí, choca ver que algo como un río, una playa, o una montaña estén vallados así como así, y es que realmente son propiedades privadas que podemos ver gracias a la gentileza de sus dueños, lo que me recuerda que en algunos puntos que visité tuve que pagar por el aparcamiento (los que he pagado yo no eran nada caros), y usan ese dinero para mantener principalmente los accesos, o eso dicen.
 
Aunque he terminado yendo por estas fechas, mi intención inicial era ir en Noviembre, pero tuvimos que posponer el viaje, y tras terminar el viaje reconozco que creo que erré en la elección de las fechas definitivas. Aposté por estas fechas para ver si tenía suerte y veía aún alguna aurora boreal sin morirme de frío en el intento (la temperatura que he tenido durante estos días ha sido unos adecuados 7~10º, pero ha habido días donde el viento o la lluvia ofrecían una sensación térmica inferior, así que imaginad en épocas más propicias para las auroras). El problema ha sido que al final no he visto ninguna aurora, y al visitar la isla en estas fechas me he encontrado una vegetación más propia de invierno (con árboles aún sin hojas, y un tono general más amarillento que no verde), ofreciendo unos parajes igualmente maravillosos, pero también más apagados y algo opresivos. Lo positivo es que ya tengo excusa para volver a visitarla otro año en verano, además, con la experiencia de este viaje es probable que si lo hago sea para visitar también la zona norte, y planificar las estancias para dar la vuelta completa a la isla, o incluso plantarme la opción de hacerlo con una furgoneta tipo "camper".

Por cierto, importante el sentido común a la hora de visitar cualquier zona de Islandia. No se puede decir que la gestión del turismo en Islandia sea muy paternalista, realmente podéis visitar cualquier acantilado, volcán, cascada, etc., sin nada que os impida dar un traspiés fatal, como máximo alguna cuerda a la altura de las rodillas que te delimita el paso, así que no olvidéis que una foto no vale vuestra vida.
 
PD: No quería olvidar mencionar que no os extrañe si el agua caliente del grifo os huele como a huevos podridos, es normal debido a que se calienta principalmente por geotermia. Supongo que uno al final se acostumbra, pero que no os pille por sorpresa si vais.

Cierro la entrada con unas pocas fotos más:
 

 
Ho!

0 comentarios :

Publicar un comentario