viernes, 5 de agosto de 2016

Jason Bourne

La semana pasada se estrenó la quinta entrega de la saga Bourne, cuarta si contamos sólo las protagonizadas por Matt Damon.

Jason Bourne ha recuperado su memoria, pero eso no significa que el más letal agente de los cuerpos de élite de la CIA lo sepa todo. Han pasado doce años desde la última vez que Bourne estuviera operando en las sombras. ¿Qué ha ocurrido desde entonces? Todavía le quedan muchas preguntas por responder. En medio de un mundo convulso, azotado por la crisis económica y el colapso financiero, la guerra cibernética, y en el que varias organizaciones secretas luchan por el poder, Jason Bourne vuelve a surgir, de forma inesperada, en un momento en que el mundo se enfrenta a una inestabilidad sin precedentes. Desde un lugar oscuro y torturado, Bourne reanudará la búsqueda de respuestas sobre su pasado.

En la dirección repite de nuevo Paul Greengrass.


Aunque no tenía muchas expectativas en lo que pudiera encontrarme con una trama que ya no tenía mucho más que dar de sí, reconozco que he ido al cine con bastantes ganas, pero no me queda otra que decir que de las cinco películas esta posiblemente sea la que menos me ha gustado.

A grandes rasgos, tanto las escenas de acción, como las persecuciones me han dejado bastante frío, ya no sorprenden. Por otro lado peca además de un exceso de imaginación exagerada con el tema informático. Y la trama, que ya se había cerrado perfectamente con la trilogía original, y expandido de forma paralela con 'El legado de Bourne', aquí parece que se queda en un chicle mal estirado, y quizás la falta de Tony Gilroy en el guión sea el motivo de ello.


Aún así no dejan de ser dos horas de película bastante entretenidas, me ha gustado bastante la interpretación de Alicia Vikander, y ver a Bourne de nuevo en acción es buena excusa para visitar el cine, al menos en mi caso.


Ho!

0 comentarios :

Publicar un comentario