viernes, 19 de agosto de 2016

Death proof

Allá por el 2007 Tarantino estrenó 'Death proof', en ese invento llamado "Grindhouse" junto a su amigo Robert Rodríguez.

Jungle Julia, la disc-jockey de moda de Austin (Texas) sale de marcha junto a sus amigas Shanna y Arlene antes de irse unos días a su casa del lago. Recorren los bares, se emborrachan, flirtean con los chicos, bailan... atraen todas las miradas y lo saben. Pero no toda la atención que reciben es inocente: siguiendo furtivamente sus pasos está el especialista Mike, un rebelde veterano y curtido que mira con desprecio desde detrás del volante de su vehículo. Mientras las chicas beben ronda tras ronda, el arma de Mike, su arrollador coche, revoluciona el motor a tan solo unos pasos.

La película está protagonizada por Kurt Russell, Vanessa Ferlito, Sydney Tamiia, Zoë Bell, Rosario Dawson, y Tracie Thoms entre otros nombres.


Mientras iba viendo la película, reconozco que la primera parte se me estaba haciendo un pelín pesada y aburrida, por no hablar de que los efectos que imitaban los defectos de película vieja me resultaban bastante molestos. Además, parecía que Tarantino tenía más obsesión en hacerse auto-homenajes a 'Kill Bill', recrearse con el fetichismo de pies, y entorpecer el ritmo con conversaciones tan divertidas como carentes de interés para lo que es la trama de la película.

Pero vete aquí que en la segunda parte, cuando todo parece un más de lo mismo, Tarantino demuestra su talento delante de la máquina de escribir, y consigue sorprenderme y que además me lo pase pipa haciéndome olvidar los puntos negativos que pudiera encontrarle a la primera parte, y es que la segunda parte gana enteros gracias a la primera parte.


Lástima que Tarantino destroce el personaje de Kurt Russell de esa forma, porque si hubiese sido más coherente con su propio personaje, seguramente el resultado hubiese sido mejor. Aún así, insisto en que 'Death proof' es una película tremendamente disfrutable.


Ho!

0 comentarios :

Publicar un comentario