miércoles, 15 de abril de 2020

Scrubs

Emitida por primera vez allá por el 2001 en la NBC, 'Scrubs' es una serie que mezcla el drama del personal de un hospital con mucha comedia.

La serie se desarrolla en un hospital muy singular donde ocurren todo tipo de incidentes. J.D., un muchacho soñador, enamoradizo y honesto, acaba de entrar a trabajar como interno, y nos contará el día a día de los médicos, los pacientes y sus nuevos compañeros de trabajo: Elliot, Chris y Carla.

La serie contó con 8 temporadas protagonizadas por Zach Braff, Sarah Chalke, Donald Faison, Judy Reyes, John C. McGinley, Ken Jenkins y Neil Flynn entre otros. Posteriormente hubo una 9ª temporada con un nuevo reparto de protagonistas que trató de reinventar, sin mucho éxito, la serie.


Hacía mucho tiempo que tenía esta serie en pendientes, había visto capítulos sueltos, me gustó su tono, y siempre me quise poner con ella, así que buena ha sido la excusa del confinamiento para empezarla de una vez. 

Tras ver las ocho temporadas (sí, descarto ver la novena temporada) mis impresiones son muy buenas, porque sí, el trasfondo es el mismo ya visto en muchas otras series de médicos: dramas de los protagonistas, reflejando lo duro que es ser médico, o enfermera, o incluso conserje (xD), en un hospital donde la sanidad es más un negocio... pero a diferencia de otras series, aquí lo hacen mezclando de forma magistral esa sensiblería con un humor que roza en muchos momentos lo absurdo, gracias a las fantasías que J.D. tiene continuamente, a la exagerada personalidad de la mayoría de los personajes, y que no los guionistas no tienen ningún reparo en no edulcorar a sus personajes en los peores momentos.

Si bien las primeras temporadas me parecen muy rocosas, a partir de la cuarta temporada la serie va perdiendo frescura y deja un poco de lado las reflexiones más propias del hospital y la medicina, para centrarse sobretodo en la vida personal de los protagonistas. La octava temporada era ya un más que buen momento para dar carpetazo a la serie, y es en esta donde las tramas vuelven un poco por sus fueros iniciales, y encauzan todo para dar paso a un emotivo broche final.


En resumen, una serie estupenda (siempre obviando la última temporada), buena en los melodramas de los protagonistas, notable en su tono desenfadado, y excelente en los conflictos personales a nivel profesional.


Ho!

0 comentarios :

Publicar un comentario