jueves, 5 de diciembre de 2019

Luigi's mansion 3

Hace poco más de un mes salió a la venta la tercera entrega de la peculiar saga protagonizada por el hermano menor de Mario: 'Luigi's mansion'.

¿Quién puede rechazar una invitación a un hotel de lujo para pasar unas vacaciones de miedo con Mario y compañía? ¡Luigi no, desde luego!. Sin embargo, el sueño pronto se convierte en pesadilla cuando los fantasmas empiezan a poner todo patas arriba y su macabra majestad, el rey Boo, encierra a Mario y a sus amigos dentro de unos cuadros.

Además del modo historia que uno podrá jugar solo o acompañado, el juego también cuenta con el modo multijugador "Luigi contra Luigi" y la ya conocida "Torre de los desafíos".


El juego está desarrollado de nuevo por Next level games, que han corregido parte de los errores que cometieron en 'Luigi's mansion 2', para ofrecer una aventura situada más en un término medio entre la primera entrega y la segunda. A diferencia de su predecesor, en esta ocasión volveremos a tener una única mansión (aunque en este caso se trata de un hotel), pero no por ello se deja de lado las distintas tematizaciones, haciendo que cada planta del hotel sea única, con una gran frescura, y dándonos además total libertad para explorar por todas las plantas que ya tengamos desbloqueadas (aunque realmente no es necesario salvo si queremos conseguir todos los coleccionables).

En ese sentido esta entrega me ha gustado casi tanto como lo hizo el título de GameCube, con mucha exploración, con un nivel técnico bastante atractivo, recuperando de nuevo todos esos detalles que el segundo perdió, y con variados puzles a resolver tanto para avanzar, como para conseguir todos lo secretos. También cuenta con un sistema interno de logros, que, aunque en un principio me planteé conseguirlos todos, cuando me puse a mirar algunos de los que me faltaban, se me quitaron las ganas.

La pega es que el juego, aunque no es muy largo (yo tardé unas 15 horas en pasármelo, y unas cuantas horas más en conseguir todas las joyas y los Boos que me faltaban) las interrupciones del profesor Fesor siguen siendo muy pesadas, y, de forma puntual, puede hacerse incluso repetitivo, además, pese al par de novedades que incorpora esta entrega, se nota que la idea original no da para mucho más.


Pero, dejando de lado estas pegas, en general me ha parecido un juego muy entretenido y no muy por debajo de la primera entrega, corrigiendo sin duda parte del paso atrás que dieron en la segunda parte.


Ho!

0 comentarios :

Publicar un comentario