lunes, 15 de mayo de 2017

Alien: Covenant

La semana pasada se estrenó 'Alien: Covenant', la secuela de 'Prometheus', también dirigida por Ridley Scott, y protagonizada por Michael Fassbender por partida doble.

Rumbo a un planeta remoto en la parte más lejana de la galaxia, la tripulación de la nave Covenant descubre lo que considerarán un paraíso inexplorado, pero que en realidad es un oscuro y peligroso mundo cuyo único habitante es el androide David, superviviente de la desafortunada expedición Prometheus.

Junto a Fassbender tenemos a Katherin Waterston, Billy Crudup, y Danny McBride entre otros muchos.


Aunque en su momento 'Prometheus' me dejó un decepcionante sabor de boca, con el tiempo no he guardado mal recuerdo de ella, esa ambientación me animó a repetir de nuevo en el cine en esta segunda parte de la supuesta trilogía que Ridley quiere llevar a cabo. El tema es que si bien 'Alien: Covenant' me ha parecido algo mejor que 'Prometheus', tampoco es para tirar cohetes ni mucho menos, una historia con ciertas incongruencias sin explicar, y un guión bastante bochornoso, y es que no recuerdo unos personajes tan inútiles y mentecatos como la tripulación del Covenant (mención especial al personaje que interpreta Amy Seimetz, o al hecho de ir a explorar un planeta desconocido a "pelo").

Quitando eso, la ambientación inicial de la película me estaba encantando, todo el envoltorio que crea Scott es genial, hasta que entra en materia, ahí la película se desinfla, y en ningún momento es capaz de encontrar la ambientación idónea que si conseguían las antiguas películas de 'Alien', ni siquiera consigue que los aliens den una sensación de peligro parecida.


Quizás guste más a los fans de la saga, en mi caso se queda en una película tan aceptable como olvidable.


Ho!

0 comentarios :

Publicar un comentario