jueves, 12 de abril de 2018

Thor: Ragnarok

El año pasado se estrenó la tercera película basada en el dios del trueno, y la enésima película del extenso universo Marvel.

Thor está preso al otro lado del universo sin su poderoso martillo y se enfrenta a una carrera contra el tiempo. Su objetivo es volver a Asgard y parar el Ragnarok porque significaría la destrucción de su planeta natal y el fin de la civilización asgardiana a manos de una todopoderosa y nueva amenaza, la implacable Hela. Pero primero deberá sobrevivir a una competición letal de gladiadores que lo enfrentará a su aliado y compañero en los Vengadores, ¡el Increíble Hulk!

Taika Waititi se encarga de dirigir a Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Tessa Thompson, Mark Ruffalo, Jeff Goldblum, y muchos otros.


De todas las películas llevadas a cabo por la propia Marvel, las de Thor son seguramente las que menos me han gustado, así que mis expectativas eran más bien nulas, y quizás por ello me sorprendió muy gratamente todas las bondades que le estaba encontrando (momentos geniales entre Thor y Loki, una estética chula, buenas escenas de acción, una estupenda puesta en escena, buen ritmo....), pero todas quedan eclipsadas por un único pero, un pero que consiguió sacarme completamente de la situación.

Ese pero no es otra cosa que el humor, y que conste que me gustan los chascarrillos "made in Tony Stark", pero en su debido momento, y en su justa medida, y es que 'Thor: Ragnarok' abusa en exceso de un humor simplón, cargándose todo el potencial y epicidad que podían haber tenido muchas escenas por meter constantemente una gracieta.


En otras circunstancias no dudaría en decir que la película es entretenida, pero en mi caso pesa mucho ver lo que pudo haber sido y en lo que ha quedado.


Ho!

0 comentarios :

Publicar un comentario