domingo, 14 de febrero de 2016

Hexalogía 'Rocky'

En 1976, un joven Sylvester Stallone sorprendió a muchos con el guión de una sencilla película ambientada en el mundo del boxeo:

Rocky Balboa es un boxeador de segunda fila de Philadelphia que verá cambiado su destino cuando Apollo Creed, el campeón del mundo, le elige para que sea su próximo rival. Para Creed la pelea no es mas que una pantomima organizada para ganar algo de dinero, pero para Rocky es la oportunidad de demostrar que no es un boxeador fracasado.

La película, dirigida por John G. Avildsen, se llevó varios premios, incluidos los Oscar a mejor película y mejor director. Las siguiente entregas fueron dirigidas por Stallone, salvo la quinta, donde repite Avildsen.


Esta es una de esas sagas que recuerdo haber visto de pequeño, o al menos algunas entregas, y que hace poco me ha dado por revisionar, si bien tenía muy en mente la primera, con esa mitiquísima escena del entrenamiento, bien es cierto que tampoco me pareció una película muy destacable, ahora, pese a que he visto detalles que en su día me pasaron desapercibidos (como el interesante carácter de Rocky), mi opinión no ha cambiado mucho, pero sí considero que fue toda una puerta para ofrecer una saga de películas con un argumento más propio de lo que podría ser una serie.

Aunque es obvio que es la primera la que sorprende, yo personalmente me quedo con la segunda, porque con esa película te das cuenta de que la primera quedó un poco como a medias, que lo interesante venía después, ver cómo Rocky no consigue aprovechar su momento estelar y cómo tira de humildad tragando orgullo para salir del paso. Además, el combate me pareció mucho más emocionante.

Por su lado, la tercera viene a ser la otra cara de la moneda, donde Rocky sí aprovecha lo conseguido y por ello también se acomoda, lo que le supone todo un reto tremendo ante un rival como Clubber. Por contra, tiene la pega de que hay momentos donde cuesta ver a ese Rocky tan característico de las dos primeras películas.

La cuarta es quizás la que menos me gusta a nivel de trama, si bien las dos anteriores secuelas ofrecen una evolución del personaje en esta no ocurre nada de eso, el personaje se mueve por venganza, y todo termina convirtiéndose en un EUA vs. URSS con algún momentillo incluso vergonzoso. Además, la banda sonora se resiente al no contar con el habitual compositor de la saga, Bill Conti. Eso sí, el combate es genial.

En la quinta hay de nuevo una evolución en el personaje, y con ello un cambio de chip, dando paso a un Rocky que tiene que dejar el cuadrilátero y sobreponerse a un nuevo descalabro. Este cambio resulta muy interesante porque vemos un Rocky desde el otro lado de las cuerdas, pero por desgracia la trama toma unos derroteros que no han terminado de convencerme.

Y por último llegamos a 'Rocky Balboa', 16 años después de la quinta, cuando ya no se lleva poner números a las secuelas, y con un Stallone con ganas de revivir viejas glorias tirando sobretodo de nostalgia, aunque conmigo no ha terminado de funcionar. Si bien la vida de Rocky tras tantos años apartado del boxeo parece interesante, realmente no aporta mucho, y el argumento para llevar de nuevo al personaje al ring me ha parecido ridículo, forzado, y poco creíble, tanto como la propia pelea.


Recientemente se ha estrenado 'Creed. La leyenda de Rocky', y reconozco que revisionar la saga me ha hecho interesarme por ella.


Ho!

0 comentarios :

Publicar un comentario