lunes, 2 de junio de 2008

No more heroes

De la mano de Suda51 nos llega para Wii 'No more heroes', una aventura, con un peculiar diseño, llena de acción donde encarnaremos a Travis Touchdown, un otaku asesino cuya única meta es convertirse en el mejor. Para ello deberá terminar con los diez asesinos más importantes de una organización.

Aunque el arma principal de Travis es una katana láser, dar espadazos no será su único recurso para acabar con los rivales, podremos ejecutar técnicas de lucha libre, o incluso diferentes ataques especiales que iremos aprendiendo a lo largo del juego.

El juego cuenta con dos versiones, la que salió en Estados Unidos, y la que salió en Japón y Europa, con censura.


Bajo mi punto de vista nos encontramos sin duda ante uno de los mejores juegos de la actual generación. Su apartado técnico puede resultar bastante pobre, sobretodo cuando nos movemos por la ciudad, pero eso no desmerece lo más mínimo el juego, ya que 'No more heroes' cuenta con grandes guiños retro del mundillo de los videojuegos, una mecánica de juego adictiva, un gran sentido de humor, y un control bastante bien pensado para el tipo de juego que es.

En cuanto al tema de la censura, he jugado a ambas versiones y personalmente no lo veo como un punto al que se le deba dar excesiva importancia. Aunque bien es cierto que la versión sin censura puede ser un aliciente para muchos por sus altas dosis de sangre, la versión censurada está bastante conseguida, hasta el punto que quien no conozca la versión sin censura no echará de menos el extra gore del que carece.


Podría resumir en que lo único malo que le puedo encontrar al juego es la falta de "vida" de la ciudad, y un poco lo repetitivas que pueden ser algunas misiones, pero por lo demás, creo que es un juego imprescindible ^^


Ho!

1 comentario:

Borochi Goro dijo...

Yo lo tengo sin censura y estoy apunto de empezarlo. Gracias al bug del Zelda ^_^

Nada solo queda decir que si el Live y mis amigos del live me dejas jugare un poquito a la solitaria Wii.

Publicar un comentario