miércoles, 14 de febrero de 2018

Buried (enterrado)

En el 2010 el director Rodrigo Cortés estrenó 'Buried (enterrado)', una película protagonizada por Ryan Reynolds.

Paul Conroy es un conductor de transportes y padre de familia que despierta, enterrado vivo, en un viejo ataúd de madera. Sin saber quién puede haberlo puesto ahí y por qué, sólo dispone de un teléfono móvil medio agotado para tratar de escapar de su agónica pesadilla. La cobertura precaria, la batería y la escasez de oxígeno son sus peores obstáculos en una carrera a vida o muerte contra el tiempo: Paul sólo dispone de 90 minutos para lograr su rescate.

La película dura 95 minutos, y se desarrollada al completo en el ataúd.


Hay que reconocer que el trabajo que hace Rodrigo Cortés para llevar a cabo toda la película en un escenario tan reducido es muy meritoria, tan meritorio como el trabajo de interpretación que lleva a cabo Ryan Reynolds, ambos consiguen trasmitir la agonía que se debe sentir en esa situación, atrapándome completamente mientras esperaba cómo se resolvía todo.

El problema es que el guion tiene algún que otro punto negro que ensombrece el resultado y resta credibilidad, desde la actitud del protagonista en muchos momentos, hasta el tono de la mayoría de personas con las que habla, pasando por toda la paja que meten para alargar la trama o incluso darle mayor dramatismo.


Personalmente creo que hubiese funcionado mejor como corto, como película entretiene, y mucho, pero resulta muy artificial.


Ho!

0 comentarios :

Publicar un comentario