viernes, 21 de diciembre de 2007

Soy leyenda

Ayer visité de nuevo las salas de cine de mi ciudad para ver la reciente adaptación de la novela, del mismo nombre, del escritor Richard Matheson.

La película está protagonizada por Will Smith, dirigida por Francis Lawrence, al que ya se pudo ver tras las cámaras en 'Constatine', y cuenta la historia de Robert Neville:
Robert Neville (Will Smith) es un brillante científico, pero ni siquiera él puede conseguir contener un terrible virus que se extiende por el mundo, un virus incurable, imparable, obra del propio ser humano. Inmune al virus por motivos desconocidos, Neville se convierte en el último superviviente de la especie humana en la ciudad de Nueva York y, quizás, en el mundo entero.
Durante tres años, Neville ha estado enviando mensajes de radio con la esperanza de encontrar a otros supervivientes en algún lugar del planeta. Pero no está solo. Los Infectados, víctimas de la plaga convertidas en mutantes, se esconden en las sombras, observándole, esperando a que cometa un error fatal. La única misión que mueve ahora a Neville es encontrar una forma de contrarrestar el virus, de revertir sus efectos, utilizando para ello su propia sangre inmune. Pero sabe que el tiempo se agota, y que sus enemigos le superan en número...

La novela tuvo otras dos adaptaciones en 1964 ('The last man on earth') y en 1971 ('El último hombre... vivo')


No puedo empezar sin decir que el sabor general es de decepción, por todo lo que pudo ser la película y no fue, y es que el comienzo me ha encantado, me ha gustado como se iba desarrollando hasta cierto punto de la trama (que no desvelaré), a partir de ahí la película toma otro rumbo, que, sin desagradarme, no me ha terminado de cuajar una vez vista toda la película.

He echado de menos un poco más de metraje de la rutina de Neville y sus desvaríos, así como un poco más de estudio sobre las conductas de los infectados. A cambio me he encontrado con un desarrollo de la segunda mitad algo parco, y un final que en mi opinión resulta muy precipitado.

En cuanto a las actuaciones, el peso de la película cae completamente en Will Smith y he de decir que tanto él como el perro me han gustado bastante. No tanto los efectos especiales, que aunque me han parecido correctos, de vez en cuando cantaban bastante.


Es una pena que la película simplemente me haya parecido entretenida y poco más, porque en mi opinión la historia podía haber dado para mucho más.


Ho!

0 comentarios :

Publicar un comentario