lunes, 8 de febrero de 2016

Omoide no Marnie

Hace dos años, en el 2014, el estudio Ghibli estrenó un largometraje dirigido por Hiromasa Yonebayashi.

La historia sigue a Anna, una jovencita introvertida y a la que no se le da bien relacionarse con los demás. Además, padece de asma. Por este motivo, pasa sus vacaciones en un pueblo rural para respirar aire puro y mejorar, pero no solo se topará con eso; también encontrará una casa misteriosa, supuestamente abandonada, según dicen todos los pueblerinos, y conocerá a la que parece ser la hija de los dueños, Marnie.

La película dura 103 minutos, y su título en inglés es 'When Marnie was there'.


Independientemente de lo que me guste una película del estudio Ghibli, siempre tiendo a catalogarla como obra menor o obra mayor, dependiendo de la ambición del proyecto, el mimo que destila, etc., en cambio con las obras de Yonebayashi que he visto (esta y 'Arrietty') no sabría decir dónde las encasillo, están un poco en medio. En el caso de 'Omoide no Marnie' me he encontrado una historia tan sencilla como bonita, con un toque fantasioso muy elegante, y un final que, si bien tampoco es que sorprenda, en mi opinión consigue incluso elevar el nivel que estaba ofreciendo la película.

De los aspectos técnicos no hay mucho que decir, cada plano son pequeñas obras de arte, desde los paisajes del pantano, hasta los diseños interiores de la casa de los tíos de Anna, además de una animación excelente, como cabe esperar de una obra de Ghibli. Todo ello aderezado con una destacable banda sonora de Takatsugu Muramatsu.


Obra mayor, obra menor, sea como sea creo que 'Omoide no Marnie' es una película que merece ser vista por cualquier fan de las películas de animación.


Ho!

viernes, 5 de febrero de 2016

Tiny Toon adventures: Buster busts loose!

En 1993 Konami lanzó en Europa y para Super Nintendo un juego basado en la serie animada 'Tiny Toon adventures'.

En esta entrega nos pondremos en el pellejo de Buster Bunny a lo largo de variadas fases.


Este es uno de esos juegos que un amigo tenía para Super Nintendo, cada vez que me dejaba la consola el juego venía con ella, y siempre caía alguna partida, aunque nunca llegué a pasármelo, hasta que hace unos días decidí sacarme esa espinita.

Estamos ante un título de plataformas, aunque hay fases muy variadas, como cuando hemos de dar de comer a Dizzy, cuando hemos de perseguir a Montana Max por un tren, o cuando hemos de jugar un partido de fútbol americano, y eso por no hablar de los minijuegos que tendremos entre fases para intentar conseguir vidas.

El juego cuenta con el humor característico y disparatado de la serie, y a nivel técnico tengo que reconocer que me ha sorprendido, es un juego muy agradable visualmente, con algún efecto gráfico curioso, y con algunas melodías bastante destacables (lástima que se repiten mucho y con algunas es fácil acabar harto de ellas).


Un interesante plataformas en 2D, ameno, divertido, y con una dificultad bastante interesante y quizás desquiciante en según qué fase.


Ho!

martes, 2 de febrero de 2016

One punch man

'One punch man' (o 'Wanpanman') es un manga online creado en el 2009 por el mangaka ONE. Dicho manga tuvo en el 2012 una versión publicada por Shueisha redibujada por Yusuke Murata. Y el pasado 2015 Madhouse se encargó de animar el manga en 12 capítulos y una serie de OVAs de las que de momento sólo se han lanzado dos.

Saitama es un superhéroe tan fuerte que derrota a cualquier clase de monstruo de un puñetazo. Aunque para él, eso no es precisamente bueno… ¡¡Así comienza la leyenda del superhéroe más poderoso y apático de la historia!! Su misión es buscar enemigos que sí representen un desafío para él.

En España el manga ha empezado a editarlo iVrea, aunque en esta entrada os hablaré del anime.


'One punch man' ofrece sobretodo una parodia de los típicos mangas de lucha y súper-héroes, aunque al mismo tiempo no deja de ser un típico manga de lucha. De esta forma ONE consigue una historia cachonda, con bastantes momentos cómicos, pero se convierte irremediablemente en presa de su propia parodia, ya que sus combates resultan insípidos y sin emoción alguna, porque ya desde los primeros capítulos te dejan claro que al protagonista no le tose nadie y no le hace falta ni dejarse el pellejo, ni esforzarse, ni mejorar, ni nada.

Es por esto que los primeros capítulos me provocaron bastante indiferencia, luego empecé a disfrutar la serie gracias al tono de humor que desprende la apatía del protagonista, y también, por qué no decirlo, gracias a una más que notable animación en los espectaculares combates que se veían, pero al final la serie termina lastrada por el corsé que se autoimpone en su premisa.


En general me ha parecido una serie entretenida, pero teniendo en cuenta lo predecible que se hacen los combates (siendo este el mayor contenido de la serie) no me parece una serie destacable.


Ho!

domingo, 31 de enero de 2016

viernes, 29 de enero de 2016

Los odiosos ocho

La octava película de Quentin Tarantino, así es como se vende 'Los odiosos ocho', un peculiar wéstern al estilo del director de Tennessee.

Unos años después de la guerra civil, una diligencia avanza por las praderas de Wyoming. Los pasajeros, el cazarrecompensas John Ruth y la fugitiva Daisy Domergue, se dirigen al pueblo de Red rock, donde Ruth llevará a Domergue a la horca. En el camino recogen a dos extraños: el mayor Marquis Warren, un soldado unionista negro convertido en cazador de recompensas, y Chris Mannix, un renegado sureño que afirma ser el nuevo sheriff de la región. Una tormenta deja a los cuatro extraños varados en la mercería de Minnie, un puesto de la diligencia situado en un paso de las montañas, donde conocen a otras cuatro personas: Bob, que se encarga del puesto mientras Minnie visita a su madre; Oswaldo Mobray, el verdugo de Red rock; el vaquero Joe Gage; y el general confederado Sanford Smithers. Mientras la tormenta asola el lugar, los ocho viajeros descubren que quizás no lleguen a Red rock después de todo...

Casi tres horas de película protagonizada por Samuel L. Jackson, Kurt Russell, Jennifer Jason Leigh, Walton Goggins, Demian Bichir, Tim Roth, Michael Madsen, y Bruce Dern.


Que a Tarantino le gusta mucho mirarse el ombligo está claro, y gracias a eso a veces le salen películas geniales, y otras veces no. En este caso hay que reconocer que 'Los odiosos ocho' tiene momentos geniales, delirantes, incluso magistrales... pero también tiene momentos de sopor que no hay por dónde pillarlos, y otros que no son más que relleno de absolutamente nada, con conversaciones demasiado vacías en ocasiones, y un ritmo demasiado irregular.

Indudablemente el peso recae en el elenco de los personajes que la máquina de escribir de Tarantino traza hasta rozar la caricatura, y los actores terminan de dar vida, todos ellos de nota, incluido Ennio Morricone con una banda sonora que en muchas ocasiones le sienta como un guante a la película de Tarantino.


Una pena que Tarantino no quisiera contenerse un poco, porque en mi opinión 'Los odiosos ocho' con un poco de tijera podría haber sido bastante mejor, pero así no pasa de una película entretenida.


Ho!

martes, 26 de enero de 2016

Mercat de Sant Antoni

Hace muchos años que he escuchado hablar del Mercat de Sant Antoni de Barcelona, por su famoso mercadillo que hay los domingos con bastantes videojuegos retro, pero nunca había ido, así que el otro día madrugué, cogí el tren, y lo visité.

No me considero un coleccionista serio, en material retro sólo suelo coleccionar lo que me gusta y/o marcó en su momento, me da lo mismo si me ofrecen tirado de precio un juego cuya tasación actual esté por las nubes si no es un juego que quiero para mi "satisfacción" personal, así que no iba con intención de encontrar ningún chollo, simplemente quería ir, verlo, curiosear, y pasar el día. A nivel de videojuegos cabe decir que hay bastante surtido y variedad, y aunque vi bastantes cosillas curiosas retro, parece claro que lo retro ya escasea, y más si buscas algo en buen estado y lo más completo posible.

Mientras paseaba por los puestos escuché alguna conversación de los vendedores bastante interesante:
En una el vendedor comentaba que dependiendo qué productos cotizados no le salía a cuenta venderlos ahí porque por internet conseguiría un mejor precio, mientras que en el mercadillo la gente espera encontrar cosas baratas. El ejemplo que puso hablaba de 250€ por internet, y "sólo" 180€ en el mercadillo.
Otro comentaba que para comprar él material, si sólo le traían el cartucho le daba lo mismo qué juego fuera, que si lo compraba sería a saldo porque luego probablemente no lo vendería, que si alguien quería vender algo a buen precio lo importante era ver el estado del cartón y el manual.
Ambas conversaciones me parecieron muy interesantes, porque dejaban claro el nivel de especulación que hay en este mundillo, cómo un juego que en su día costaría como mucho alrededor de 72€ nuevo puede parecer que lo malvendes por 180€, hasta el punto de que prefieran tenerlo meses o incluso años sin venderlo, o cómo se está llegando a un punto donde se da más valor al "envoltorio" que al juego en sí.

Aunque sí que vi alguna cosilla interesante, finalmente no compré ningún videojuego, y pasé a echar una ojeada rápida a la parte donde venden libros, cómics, películas... no tenía ningún interés en nada en particular, pero al final me llevé un número de 'Las aventuras de Tintín' que llevaba buscando hace tiempo porque el mío tenía un error de imprenta, y hasta entonces sólo lo había encontrado de tapa dura. También vi muchos cómics de mi infancia, y aunque gustosamente hubiese comprado alguno no lo hice porque eso en mi caso hubiese sido como abrir la caja de Pandora xD. También cabe decir que me gustó bastante el ambiente que había nada más llegar, con mucha gente cambiando cromos de todo tipo... en general el mercadillo es como un punto de reunión de gente con intereses parecidos, casi como el que te puedes encontrar en un salón del cómic o del manga.


El resto del día lo pasé en compañía de unos conocidos del amigo con el que fui, lo que se tradujo en conversaciones amenas relacionadas con el mundillo, divertidas, y sobretodo muy interesantes, por lo que en mi caso la visita al Mercat de Sant Antoni ha sido muy agradable y seguramente vuelva a repetir ^_^

PD: Lo más caro que encontré fue un 'Xenoblade chronicles' de Wii por 1160,90€... supongo que sería un error o que mi vista me engañaría.


Ho!

sábado, 23 de enero de 2016

Los siete samuráis

En 1954 Akira Kurosawa estrenó en Japón una de las películas más célebres de su filmografía como director, una película protagonizada por Takashi Shimura, Toshiro Mifune, Keiko Tsushima, Daisuke Kato, e Isao Kimura entre muchos otros.

Hartos de ser periódicamente asaltados por una horda de bandidos, los habitantes de un poblado de campesinos deciden hacer algo al respecto. El miembro más anciano del pueblo sugiere contratar samuráis para que los defiendan. Tras varios intentos fallidos de encontrar samuráis dispuestos a luchar tan sólo a cambio de la comida, encuentran a uno llamado Kambei que decide ayudarles. Gracias a él consiguen reunir a un grupo de siete, y parten hacia el pueblo.

La película dura casi tres horas y media.


No había escuchado más que elogios hacia esta película, y por ello la tenía pendiente de ver desde hacía muchos años, pero a veces cuesta ponerse a ver una película tan larga, y esto es precisamente uno de los mayores peros que le he encontrado a la película. Kurosawa ofrece escenas muy disfrutables, pero muchas ralentizan un ritmo ya de por sí bastante sosegado. Por otro lado, las actuaciones en las películas japonesas me resultan muchas veces muy exageradas y poco creíbles, y aquí no ha sido menos, y el apartado sonoro deja bastante que desear.

Aún así es una película sobre samuráis muy destacable, desde el momento en el que aparece Kambei es todo un ejercicio de homenaje a ese tipo de samuráis guiados por el honor, donde incluso Kikuchiyo, el más loco y menos noble de todos, demuestra unos principios que están incluso por encima de la humildad de los campesinos.


Bajo mi punto de vista película notoria, pero lejos de la obra maestra que tal vez esperaba.


Ho!